martes, 13 de septiembre de 2011

Comprobé que las redes sociales, no tienen nada de social


Se inició con el Myspace, pasando por e el Hi5, Netlog y hasta entraba en esa categoría el Metroflog.

Finalmente Facebook y Twitter acapararon la atención de todo mundo.

Las preguntas claves para empezar este tema es ¿Por qué se crearon estas redes sociales? ¿Cuál es su finalidad? ¿Sólo son una de las tantas formas de entretenimiento en el ciberespacio, o va más allá de eso? ¿Por qué han tenido tanto éxito, tanto o más que los videojuegos, el cine o la TV?

Lo lógico y como su nombre lo dice, una red social sirven para conocer y conectar a gente de todo el mundo, aparte de poder estar en comunicación con tus amigos, compartiendo gustos, aficiones, intereses, fotos, pensamientos,etc.

Como primer punto, dice que sirve para conocer gente de todo el mundo, y yo me pregunto, ¿a cuánta gente han conocido? ¿A cuánta gente encontraron por la red social? ya sea porque comparten los mismos gustos, y ¿realmente son amigos como cualquier otro?

Comprobé que las redes sociales, no tienen nada de social, deberían ser redes antisociales.

Sirve también para publicar algún pensamiento que se te venga a la cabeza o informar de algo, otras veces lo usan como chat y desafortunadamente, nada es espontáneo, ahí todas las pláticas y comentarios que son publicados tienen un interés personal, cosa que ya hablaré más adelante.

Para informar lo que pasa en el mundo entero, hay radio, internet, tv y teléfono. Para chatear existe el Messenger o Skype.

Y para dar a conocer un pensamiento, pregunto ¿A quién? ¿Para qué? ¿Por qué?

Justificable es responder a las personas que nos quieren realmente y de las que estamos interesados. Nada más.

Dicen que las redes sociales también no sirven para darle una perspectiva al mundo que nos rodea de nosotros, para que nos conozca, para resaltar en la sociedad.

O sea ¿Necesitamos un página para promocionarnos, tal como un producto de Mercado Libre?

No somos mercancía y hoy sinceramente no ahondaré en el tema, simplemente

¿Por qué el afán de que todo el mundo se enteré de que estamos ahí?

Apoyaría a las redes sociales como el mejor invento del hombre, sólo si la información recabada fuera correcta y verídica.

Así como una Wikipedia del mundo entero, información detallada de cada ser humano que habita en el planeta.

La mala noticia es que no siempre es así.

Solo ponemos lo que nos conviene que vean.

He visto perfiles con información larga, corta, aburrida, divertida, interesante, misteriosa, provocativa, reveladora ,etc. pero nunca he visto un perfil que describa a detalle los defectos de una persona.

Hasta los comentarios malos son borrados.

¿Para qué quiero ver las fotos donde el dueño de la cuenta sale bien en todas las fotos y en las fotos “etiquetadas”, salen con sus peores caras?

Y aún si fuera así, no serviría de mucho.

Ojalá el físico nos revelará la esencia de cada persona, pero no lo es.

Otras veces ni las palabras escritas en un “muro” son suficientes.

La música que escuchamos o los grupos a los que seguimos, tampoco dicen gran cosa cuando se trata de conocer a una persona realmente.

Y cuando lo hacemos, ya sea en plan pareja, o simplemente como amistad, obvio nos interesarán sus virtudes, gustos y aficiones, pero también nos interesará si es una persona mentirosa, ratera, chismosa, convenenciera, floja, etc.

Si fuera así, mínimo estaríamos prevenidos antes de embarcarnos, sin ninguna sorpresa, sin letras chiquitas como en los contratos, sin suposiciones ni engaños.

El objetivo principal de conocer gente en las redes sociales no se está cumpliendo. Así de sencillo.

Así que si Facebook nos cobrará por ver perfiles ajenos y descubrir información relevante, ya hubiera sido catalogado como el mayor fraude de la historia, no sólo en internet, sino en toda la historia mundial.

Y tristemente Facebook, Twitter y otras redes sociales no cobran en dinero, pero dicen que el tiempo es oro.

Así que si tradujéramos nuestro tiempo en pesos, ya estaríamos en bancarrota total.

Consume nuestro tiempo, nuestra imaginación y nuestra creatividad, consume el tiempo que no pasamos con nuestra familia y consume a las amistades que están cerca y lo que odio es que seguramente no las va a cambiar por esos nuevas ”faces” ( Porque son sólo eso).

Porque ahí, nada es personal, todo es virtual, sin compromiso, sin exigencias y sin responsabilidad, todo eso en la comodidad de tu asiento y con sólo unos cuantos clicks.

Es tentador, lo sé, pero creo que si pensamos y actuamos así, estamos dejando de ser humanos para convertirnos en seres que no piensan ni actúan ni siquiera por su propio bien.

Hace días leí algunos estudios y teorías sobre las redes sociales, hoy yo los compruebo recabando todas las cosas dichas anteriormente; las redes sociales sirven para expresar nuestro ego, para subir nuestra autoestima, para sentirnos populares cuando en la vida real nadie nos hace caso, para presumir lo que no tenemos y para resaltar nuestras pocas virtudes, las fotos más bonitas y atractivas o el viaje de nuestras vidas y que no volveremos a hacer en muchos años.

En conclusión, a veces los contactos y fotos que tenemos son solo números que dicen que tan egocéntricos somos.

A esto si yo lo llamaría la superficialidad en extremo y en su estado más puro.

Es obvio que somos seres humanos y por no decir chismosos, nos interesamos por ciertas personas automáticamente y en todo momento de nuestras vidas.

¿Pero no es más fácil y más satisfactorio una plática? Y una plática válida puede ser personal o escrita den tro del MSN.

¿Por qué nos ocultamos si realmente nos interesan las personas?

Y si no nos interesan, ¿para que andamos chismoseando?

Y digo, si Dios nos dio una voz para ser escuchada, ¿por qué no la usamos?

Comunicarse con el habla y más con el español y sus tantas variantes, es un placer que no muchos saben valorar.

He visto a sordomudos que aunque no pueden hablar, con su lenguaje (ASL) dicen más cosas que uno que si puede.

Y aunque no le entiendo (y quisiera aprender algún día), literalmente me fascina cuando los veo comunicarse con señas y gestos.

Cabe aclarar que no los estoy invitando a que dejen las redes sociales para siempre, y tampoco estoy inventando que es obra del demonio o cosas por el estilo, porque obvio no lo harán y seguramente tendrán razones suficientemente válidas para no hacerlo.

Pero sí, los invito a que aprovechen las redes no sólo como entretenimiento, creo que sirven para muchas cosas buenas como por ejemplo: Se pueden usar como medio laboral, ya que aparte de promocionar empleos, servicios y productos, también se pueden descubrir nuevos talentos jóvenes y unirse para crear grandes proyectos.

Así que les recomiendo que salgan de esos mundos virtuales, les aseguro que ¡todo es mucho mejor en la vida real!

No hay comentarios:

Publicar un comentario