miércoles, 4 de junio de 2008

Suicidio infantil en México va en aumento


México, DF
27 de mayo de 2008
Información de Jorge Mendiola
FIA
El suicidio de una niña, desencadenó otra tragedia y dolor de toda una familia. ¡Atención padres de familia! acérquense con sus hijos para evitar historias como la aquí descrita.
Una madre de familia vio como la vida de su hija se desvaneció en segundos al entrar a casa.
“La puerta se atranca y creí que ella jugaba conmigo, pero abro la puerta un poco más y Allison estaba como desvanecida, entonces me percato que ya no estaba en sus cinco sentidos, con más fuerza entro a la habitación y encuentro a mi hija que se había ahorcado”, narra Alma Alicia Huerta, madre de la pequeña Allison.
La niña tenía 13 años y no dejó carta alguna, sin embargo días antes su prima también se había suicidado.
Lo único que a mí me dolía es que no pudo darme tiempo para ayudarla o de alguna manera salvarla. A los 12 días exactos de haberse suicidado su prima, Allison lo hace.
Y es que los expertos aseguran que el riesgo es doble cuando hay lazos de sangre.
El suicidiólogo, Alfonso Reyes explica que “cuando hay una identificación con el suicida puede el familiar jugar con la idea de suicidarse para unirse con él”.

“Imagino que ella no puedo soportar su dolor, el de sentirse separada de su prima puesto que ellas se llevaban muy bien, eran casi como hermanas”, platica la mamá.
Alicia asegura que nunca notó nada extraño, ni siquiera el día en que se vieron por última vez.

“Simplemente me dejó su beso y su bendición de la mañana cuando yo me despedí de ella y lo que más recuerdo es que corrió a la ventana y se asomó cuando yo estaba en la calle y me dijo 'mami te quiero mucho'", relata.
Hoy la madre de Allison le regresa ese adiós a su hija, “siempre mamá la quiso mucho y que siempre seguirá estando orgullosa de ella y que el día de mañana si nos podemos ver la abrazaré y la besaré como siempre como si nunca se hubiera ido”.

Usted que aún los tiene a su lado, hable con ellos, no deje que sus hijos tomen una salida equivocada a sus problemas.
Y es que es muy importante detectar o conocer los factores de riesgo que podrían representar un peligro para sus niños, tales como: cambios drásticos en el comportamiento, en la motivación para hacer las cosas, rompimientos en la relación con los padres o los hermanos, peleas en la escuela y, sobretodo, alteraciones en su estilo de vida o forma de ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario